por los derechos sexuales y reproductivos · sexu eta ugalketa eskubideen alde

Aquí encontrarás todas las actividades que desarrollamos a favor de los derechos sexuales y reproductivos / Hemen sexu- eta ugalketa eskubideen alde egin ditugun ekintza guztiak aurki ditzakezu

Entrevista Eliana Cano (Católicas por el Derecho a Decidir, Perú)

Entrevistamos a Eliana Cano, ponente en nuestros próximos Encuentros Internacionales sobre el impacto de los diversos fundamentalismos en la salud sexual y reproductiva, y coordinadora de la iniciativa “Católicas por el Derecho a Derecho a Decidir” de Perú.

Su nombre es una declaración de intenciones. Las “Católicas por el Derecho a Decidir” reivindican, sin dejar de lado su fe, la libertad de conciencia para decidir sobre todo aquello que afecta a la vida de las mujeres, haciendo énfasis en la esfera de la sexualidad, terreno en el que Eliana Cano dice que “se juegan libertades y poderes, se vulneran los cuerpos y se pretende controlar las conciencias en nombre de dios”.

Afirman que con su mensaje central de “sexualidad igual a reproducción como fin supremo”, el núcleo duro y ultraconservador de la iglesia católica busca ejercer un control sobre la vida, el cuerpo y la sexualidad de las personas, con especial énfasis en su feligresía.

-Decís hacer voz desde vuestra identidad católica, desde la que criticáis a la jerarquía eclesiástica por su injerencia en la vida pública de Perú, además de en otro países, y también a la clase política, por permitir que esto ocurra en Estados presuntamente laicos…

Sucede que la jerarquía católica no está sola; no son sólo los cardenales, arzobispos y obispos. Existen católicos y católicas que se ubican en el lado ultra conservador y que tienen cargos públicos en los gabinetes ministeriales de los gobiernos de turno, en el Sistema Judicial, en el Congreso de la República peruana; espacios donde se legislan y deciden asuntos de trascendencia, así como en los comités de  bioética, para asegurar los enfoques de salud que vulneran derechos. En países como Perú, la tendencia es que les resulta inentendible aplicar un Estado laico, entendido como el respeto y garantía a todos por igual y la separación del Estado de todo poder religioso. En Perú, el Estado firmó en 1979 el Concordato con el Vaticano. Éste otorga privilegios a la iglesia católica, tanto de tipo económico, como tributarios, sociales y políticos, permitiéndole injerir públicamente en asuntos del país.

-Pero también habrá formaciones políticas que estén en contra de esta injerencia en la vida política. ¿Encontráis alianzas en el mundo político?

Existe funcionariado público en todos los niveles y ámbitos con un corte más democrático, que aun siendo católico y utilizando o no el discurso religioso, en temas de derechos sexuales y reproductivos no precisamente publican y mantienen una posición diferente que altere el orden establecido. Es como si temieran enfrentarse políticamente a este poder clerical. Pero también están los intereses y las negociaciones que tienen en sus bancadas partidarias; eso los marca mucho. Son muy pocos los que pueden ser nombrados como “aliados”; habría que buscar con lupa “disidentes” del discurso de la jerarquía de la iglesia. Por ello, desde sociedad civil que trabaja en estos temas se despliega un trabajo constante para informar, sensibilizar, facilitar e incidir. Pero cuesta mucho y los resultados no son siempre los mejores para la defensa de los derechos sexuales y reproductivos.

-El aborto es una de las puntas de lanza de la jerarquía católica en el ámbito de la salud sexual y reproductiva, pero para vosotras debe plantearse como una cuestión de conciencia para cada persona… ¿Cuáles son vuestros argumentos para conseguir su despenalización?

El argumento principal es que debemos acudir a nuestra conciencia para decidir. La conciencia entendida como aquél reducto íntimo en el que nos encontramos con nosotras mismas y revisamos lo que podemos y deseamos hacer, evaluando cada situación. En ese reducto no entra ni el arzobispo, ni el político, ni ningún otro poder. Decidir no continuar con una gestación es una decisión muy ética por todo lo que implica asumir con responsabilidad la maternidad, y debería serlo también para quienes paternan. Por lo tanto, no es cierto que las mujeres se embaracen pensando “ligeramente” en abortar a las siguientes semanas, cada mujer responde a una situación  particular e irrepetible. Para nosotras, como Católicas por el Derecho a Decidir, es claro que la jerarquía de la Iglesia Católica cierra completamente cualquier posibilidad de diálogo respecto al aborto porque éste es quizá la última frontera de libertad en el ámbito sexual, es decir, rompe con el dogma de que la sexualidad tiene que estar siempre atada a algo, devela que se puede romper aun cuando de por medio haya reproducción.

-La iglesia amenaza con la excomunión inmediata de las mujeres que aborten, a pesar de que su propia normativa interna señala algunas situaciones por las que no se puede excomulgar a las mujeres que abortan, como cuando es menor de 16 años…

El Código de Derecho Canónico es un recurso de carácter jurídico importante porque es una producción hecha por miembros calificados y autorizados al interior de la iglesia y es de carácter vinculante. Sin embargo, la feligresía de a pie lo desconoce. Nuestra organización realiza un trabajo permanente de reflexión y difusión del mismo, pues considera vital su comprensión y conocimiento. En el Derecho Canónico no se califica de “pecado” ni de “pecadoras” a las mujeres que deben afrontar una situación de aborto, y considera situaciones por las que no se les puede excomulgar.

-Al final se habla todo el tiempo de una cuestión moral y se olvida que también es una cuestión de salud pública…  

Es un problema de salud pública porque la muerte de las mujeres, sea por causas vinculadas directa o indirectamente al aborto, así como la falta de registro formal y su no atención deviene en costos altos para el Estado, para el presupuesto en salud, y para la vida de las mujeres. El aborto inseguro es una de las cinco causas principales de muerte relacionada con el embarazo en el Perú, donde una de cada siete mujeres que se someten a abortos es hospitalizada por complicaciones asociadas.

-El que las mujeres tengan que recurrir a abortos clandestinos, es en cierta manera un síntoma de la desprotección que sufren las mujeres…

Efectivamente. La falta de claridad en torno al derecho y el acceso a servicios de aborto con frecuencia lleva a las mujeres a buscar abortos clandestinos, ilegales e inseguros. Según un informe de 2006, en el Perú se realizan aproximadamente 371.420 abortos inseguros cada año. El Ministerio de Salud dijo que en ese año 40.794 de ellos fueron tratados en centros de salud pública. Pero, además, se informa de una tasa de 10% de omisión de casos reportados debido a información insuficiente o inexacta en el Perú, de tal manera que, en realidad, más mujeres son hospitalizadas y están innecesariamente en peligro.

-A pesar de las acusaciones que os hacen de “abortistas”, abogáis por la promoción, antes que nada, de la anticoncepción efectiva y segura, la educación en el uso de esa anticoncepción y el adecuado apoyo a las mujeres que desean criar a una niña o un niño pero que no puedan mantenerse ni mantener a sus criaturas…

Lo ideal es que las mujeres no tengan que pasar por situaciones de abortos clandestinos, insalubres e inseguros que ponen en riesgo su salud y su vida. Sin embargo, la realidad desborda este ideal y es obligación de los Estados garantizar pasos previos, como el acceso a servicios de calidad para atender su salud sexual y reproductiva, el acceso a métodos anticonceptivos que se adecuen a sus diferencias y necesidades, el acceso a la anticoncepción oral para casos de emergencia, la atención especializada en casos de violencia sexual, o el acceso a prevención y tratamiento del VIH/SIDA. Lamentablemente, tampoco se cumple con esto y las mujeres en edad reproductiva, sobre todo aquellas que cuentan con menos recursos económicos para agenciarse estos “derechos”, están quedando en la mayor desprotección. “Aborto legal para no morir, anticonceptivos para no abortar” es algo que se viene pidiendo a los gobiernos de turno desde hace mucho tiempo y no se avanza, porque existen muchas resistencias por todo lo que ya he mencionado.

-Diversas encuestas hablan de los porcentajes de acuerdo y desacuerdo entre la población católica de diferentes países respecto al aborto. La feligresía, en ese sentido, es más “abierta” que la jerarquía porque contemplan algunos supuestos… Hay sectores, incluso, que dicen que debe ser una decisión personal…

La feligresía también es diversa, no es homogénea ni en sus formas de interpretar ni en sus prácticas. Mediante la investigación realizada por Católicas por el Derecho a Decidir de Perú, “Sexualidad, Religión y Estado” en 2010, se ha observado que los y las católicas pueden contemplar una sanción de carácter moral respecto a las mujeres que abortan, pero no están de acuerdo con una sanción penal. Asimismo, el 67% de las personas encuestadas piensa que debe permitirse el aborto en caso de riesgo de la salud de la mujer y un 62% considera lo mismo para casos de malformaciones congénitas o de violación sexual. Otro 63,7% indica que le corresponde a la mujer tomar esa decisión, el 12% asume que le corresponde a la familia como tal, mientras que un 11% dice que es al médico, y el 10.8% a la pareja o el esposo. Hallazgos como éstos nos permiten comprender que hay matices cuando como católicos y católicas se refieren al aborto, y no están precisamente de acuerdo ni piensan con tanta rigidez como impone la jerarquía de la iglesia.

-La incidencia en las jerarquías se antoja fundamental para que haya un cambio. ¿Contáis con espacios para el debate con ellas?

Existen espacios interreligiosos y redes de personas que se unen a través de la fe interesados en entrar en el debate de temas que son parte de la agenda política y pública del país. Es posible que, de un tiempo a esta parte, se esté viviendo un pluralismo religioso que intenta fomentar espacios de convergencia. Esto es interesante; por tanto, hay que poner atención y saber dónde están y qué hacen. Sin embargo, es poco probable que busquen “incidir” en las jerarquías o establecer un dialogo para tomar acuerdos. Las jerarquías velan por sus propios intereses y se auto preservan; difícilmente se mueven.

-En los medios de comunicación afines a esta “línea oficial” de la iglesia se ve un claro intento de descrédito de vuestra organización así como de otras con las que se os relaciona, como el Movimiento Manuela Ramos… 

Tal como he señalado, los grupos ultra conservadores religiosos o laicos que acompañan a esta jerarquía clerical se han visto obligados a desarrollar desplazamientos en su estrategia, y es posible pensar que el trabajo que desarrollamos junto a otros colectivos haya despertado más inseguridades que certezas en los últimos tiempos. La feligresía, además, reconoce que la jerarquía tiene deudas históricas como la complicidad y protección a curas pederastas que abusan de su poder e investidura, entre otros temas pendientes. Sin duda, pareciera que son “muchos más”, pero están preocupados porque saben que tienen que hacer de todo para no perder adhesión sumisa o ferviente y recuperar la legitimidad venida a menos. Algunas evidencias de este desplazamiento es que han mutado de un lenguaje de lo sagrado a un lenguaje de derechos humanos. Aunque esto no asegura que realmente estén interesados en dichos derechos. También se han institucionalizado mediante las ONG, han ingresado en los comités de bioética para asegurar enfoques de salud que no garantizan derechos y, en ese marco, se ha comprometido también a los medios de comunicación para fines religiosos y políticos. Además, tienen sus propios recursos virtuales, con mucho dinero de por medio, y su trabajo consiste en destruir todo aquello que represente una amenaza. Para ello utilizan tres elementos centrales: la mentira, el ataque y la difamación, y con eso tenemos que lidiar quienes estamos de este otro lado.

Eliana Cano, psicóloga y coordinadora de Católicas por el Derecho a Decidir en Perú

eliana@cddperu.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 25, 2011 por .

Fotos de Flickr

Follow por los derechos sexuales y reproductivos · sexu eta ugalketa eskubideen alde on WordPress.com

Síguenos en Twitter

información medicusmundi gipuzkoa

943 40 47 40
A %d blogueros les gusta esto: